Las doce uvas de la suerte Nordés y doce propósitos de Año Nuevo originales

¡Llega la noche más mágica del año! La tradición manda que tomemos doce uvas de la suerte. Con Nordés, elaborada con uva Albariño, te planteamos 12 propósitos originales para 2020. No son difíciles de cumplir. Brindemos por ellos.

El año del cero

En el supermercado, en la oficina y en casa. Reduzcamos el plástico en nuestra vida, desde que suenen las 12 campanadas a las 12 de la noche del día 1 de enero.  El año 2020 lleva dos ceros que representan un antes y un después en el cuidado del planeta. Con tu contribución no solo mejoras el medio ambiente, sino que contagias ese espíritu a los que te rodean. Una tarea colectiva.

Un amigo al mes

Dedica cada mes del año a un amigo o amiga. A uno que está lejos le llamarás, con otro quedarás a cenar, o le enviarás una carta. No valen whatsapps. Al final del año, habrás regado esas doce amistades.

Hacer grandes las pequeñas cosas

De parvis grandis acervus erit, decían los romanos. De las pequeñas cosas nacen las grandes. Disfrutar y reconocer los detalles que conforman nuestra vida. No busques muy lejos, lo mejor lo tienes muy cerca. Simplemente hay que cambiar la mirada.

Ordenar las fotos

Entre el móvil, la nube, las carpetas del Mac y del PC y el ordenador de casa de tus padres, acumulas más de 10.000 fotos. Empieza a ordenarlas y descubre los tesoros y amigos ocultos que habías olvidado.

Decir no

¿Cuántas veces te has arrepentido de no saber decir que “no”? Decir que no para decirte sí a ti mismo. Se aprende con la práctica. Empieza por lo primero que te hace sentirte a disgusto. No busquemos excusas para no pronunciar esa palabra: mejor ser transparente diciendo “no”, que dilatarlo en el tiempo.

Ver “La Serie”

Esa serie mítica con tantas temporadas no termina de encontrar sitio en tu agenda. En lugar de verla en un maratón, disfrutémosla poco a poco, con un capítulo por semana, como se hacía en los viejos tiempos.

Cerrar los ojos

Busca cada día un momento para ti. Aunque sean cinco minutos. En casa, en un jardín o en la oficina, sin distracciones. Con la suficiente intimidad como para cerrar los ojos y desconectar, relajarnos pensando en aquello que de verdad importa, y soñar…

Día sin móviles

Los expertos aconsejan elegir al menos un día al año para dejar el móvil en un cajón. Cuéntaselo a tus amigos, no se vayan a asustar, y anímalos a sumarse al reto: “Mañana estaré 24 horas sin móvil. Hasta pronto. Os quiero”.

Un club de lectura

Un día a la semana, al mes o aprovechando unos días de descanso, por ejemplo, es una buena oportunidad para intercambiar un libro con tus seres queridos y compañeros de trabajo. Seguro que tienes alguna recomendación que enriquecerá a otros. La clave se darle regularidad a tu nuevo club de lectura.

¿Quién dijo miedo?

Seguro que hay alguna habilidad en la que puedes mejorar.  Sentirte con más seguridad, por ejemplo, cuando hablas en público. Superar ese miedo escénico con un curso que te dé algunas pistas sobre cómo moverte por la sala, entonar la voz, sacar partido de tu gestualidad y emocionar a la audiencia. No hay nada que no pueda mejorarse con método y práctica. Es cuestión de dedicarle un poco de tiempo y recogerás muy pronto el fruto.

Sentir la Naturaleza

El campo, el mar y la montaña son nuestros aliados naturales. Escápate a la Naturaleza y aprende a distinguir en entorno tan rico que nos rodea.

Bautizar un cóctel

Hay quien pone su nombre a una estrella. En 2020 te invitamos a que compartas ese toque personal que siempre le das a tu gin-tonic y lo nombres con lo que te sugiera la combinación, la forma de los hielos o el momento en que lo disfrutaste. ¿“Long Summer”, “Over the Moon” o “Life is Art”? ¡Puedes bautizarlo y servirlo ya en la misma cena de Nochevieja!

Estas son nuestras doce sugerencias. ¿Cuál echas en falta? Cuéntanos cuál es tu propósito para 2020.