¡No sabes lo que es, pero sabes que es Nordés!

Nordés es distinta de todas las demás ginebras, con un sabor que impacta a nuestros sentidos y nos evoca un mundo de sensaciones diferentes: nos lleva al bosque, a la orilla del mar, a tierras lejanas… ¿A ti a dónde te transporta?

Nuestro origen te puede sorprender: somos una ginebra gallega que hunde sus raíces en el mar y en la tierra. Nordés está elaborada a partir de la uva Albariño, que le da alma al producto, y 11 botánicos silvestres y de ultramar que revelan su carácter aromático: la elegancia de la hierbaluisa, la fuerza del laurel, el sosiego de la salvia, la magia del eucalipto, el toque refrescante de la menta y la brisa marina que nos trae la salicornia, una planta marina, habitualmente usada en la gastronomía. Nordés se elabora también con la maceración de 5 botánicos de ultramar: el enebro, el jengibre, el cardamomo, la flor de hibisco y el té negro, que aportan sutiles notas que equilibran el resultado final.

Este verano nos hemos propuesto plantear un interrogante sobre cómo definir el sabor característico de Nordés. En una campaña de comunicación, que podrás ver en redes sociales y en distintos soportes exteriores, nos hemos lanzado a encontrar con vosotros los sabores que definen Nordés. Es aromática, pero suave. Es sencilla, pero compleja a la vez.

En Nordés estamos siempre atentos a vuestras opiniones. Sois nuestros mejores embajadores y críticos de la marca. “A mí me sabe a uva”. “Es una ginebra ligeramente floral”. “Tiene un toque a hierba”. “Te deja como un regusto cítrico, ¡pero no tiene limón!”. Nos encanta leeros y conocer las sensaciones que tenéis cuando estáis disfrutando de Nordés.

Vamos a recoger esas valoraciones que nos regaláis para dibujar entre todos el mapa de las sensaciones que se despliega cada vez que pruebas Nordés.

Y no importa que no sepas describirlo con las palabras más precisas. Cuando ves una película que te deja con el corazón en un puño, cuando visitas ese pueblo con tanto encanto, o cuando terminas un libro que no querrías que terminara nunca, las palabras no bastan para explicar lo que sientes. “Es tan, tan…”

Con Nordés, según nos habéis dicho a lo largo del tiempo, pasa un poco algo parecido: ¡No sabes lo que es, pero sabes que es Nordés!