La menta piperita que refresca el verano con Nordés

Un híbrido de la mentha aquatica, que crece en el agua, y de la hierbabuena. La menta piperita es la que nos refresca en los caramelos y la que sorbemos en un helado. Por eso nos evoca las tardes de verano y aporta ese frescor a Nordés que tanto agradeces los días de calor.

Crece con más facilidad en suelos húmedos, como los de Galicia, y donde no abunda el sol. La hoja de menta piperita nació como un híbrido en los jardines de Inglaterra, donde fue documentada por primera vez en el siglo XVIII en la célebre enciclopedia botánica del naturalista sueco Carlos Linneo.

Si escuchas su nombre en inglés, seguro que te suena y lo asocias al mundo de la coctelería y de las bonitas cajas de té inglesas: Peppermint.

Actualmente se produce en todo el mundo y su uso está muy extendido. Se cultiva en grandes cantidades porque este tipo de menta es la que se utiliza en la industria agroalimentaria para aromatizar helados, chicles, infusiones, caramelos, etc. El aceite esencial de menta es uno de los ingredientes más comunes en las pastas dentífricas.

La piperita es una planta que se ha aprovechado en medicina por sus principios activos, las hojas frescas han sido utilizadas en remedios caseros, para afecciones digestivas y respiratorias o para mitigar dolores de cabeza. Seguro que alguna vez, en un restaurante, habrás oído a alguien pedir una infusión de menta para rematar una buena comida.

La menta piperita es uno de los 11 botánicos que dan a Nordés ese aroma tan particular y subrayan su origen natural. En los talleres de aromas de Nordés, donde enseñamos a identificar los 11 botánicos y la uva Albariño, la menta es una de los herbales más reconocibles. Casi no hay nadie que no sepa identificarla. ¿Te gusta el aroma a menta?